lunes, 2 de abril de 2012

DAVIDE RONDONI EN ESMIRNA




Hola amigos:

El encuentro con Davide Rondoni se desarrolló alrededor de su libro publicado en Venezuela El bar del tiempo y otros poemas. Como se dice en su introducción: «Davide Rondoni convive en la ciudad, entre realismo y lirismo, con el espacio íntimo de la palabra directa. El crítico Alessandro Moscè señala que el poeta domina una experiencia de la cultura occidental donde la necesidad del alma es el movimiento que lo hace un visionario del mundo en un continuo viaje, "y es el sentido de la ida que se funde con el timbre de gran parte de la poesía escrita en el viaje o en el recuerdo y en la imaginación del viaje". Es así como el viajar, tanto en el tiempo como en el espacio, se convierte en la acción fundamental que traza el inicio y el desarrollo de los elementos que juegan entre la musicalidad y los senderos de sus versos».

Sobre sí mismo, Davide explica en una bella carta que dirige al lector desde su Web, tras comentar las claves de su gestación como poeta:

«En todos estos años: los escritos de amor de Leopardi, entre Agustín, Lucrecio y la oración a la “querida belleza…”, los trabajos sobre Péguy, el poeta del evento, del anti-sistema; sobre T.S. Eliot, Michelstaedter, Pascoli, Pasolini. La puesta en marcha del Centro de Poesía Contemporánea de la Universidad de Bolonia (hace ya un buen puñado de años –casi 15–), una antología junto a Franco Loy sobre la poesía italiana reciente, bastante arriesgada por cuanto ha pretendió valorar la numerosa y buena poesía italiana tan desconocida desde las sedes críticas institucionales, guiadas de manera empobrecida por la repetición perezosa de pre-conceptos… Además, los recitales, los happenings, las grandes lecturas de poesía en las centrales eléctricas recorriendo Italia. Tantos libros recibidos, comprados, leídos, escritos, las cartas y más cartas. Las discusiones con Gibellini, Galaverni, Piccini, Mussapi, Loi, Doninelli, Bigongiari, con Valentino, con Francesca, con Stefano. Un buen puñado de nombres como un viento, un aire, un dictar adentro», acabando, así, un texto que dedicaba en su mayoría a hablar de sus referencias literarias y humanas, de los escritores que le acompañaron, de su concepción del hombre y de la poesía, y de su estar en el mundo desde la respiración que le proporciona su vocación poética, asuntos de los que nos dio cumplida cuenta en este memorable encuentro.

A continuación reproduccimos algunos poemas de DR:

Un abrazo a todos.

Equipo Esmirna.



Poemas de Davide Rondoni, de Apocalipsis, amor y otros poemas (Apocalisse, amore ed altri poesie).

Grazie a te
essere come l´ albero solitario
sulla linea della collina
che aperto fa vedere
come gli viene alle spalle
il grido del cielo

Con te, amore mio,
sento finalmente il canto
che mi fara morire
.

Gracias a ti
ser como el árbol solitario
sobre la línea de
la colina que abierto deja ver
cómo le llega a los hombros
el grito del cielo

Contigo, amor mío,
siento finalmente el canto que me
hará morir
.

Trad. de Erika Reginato Muñoz

*

L´ amore all´ inizio e alla fine non e
un sentimento
ma nel tuo arrivo la furia
immobile, l´occhio dei cicloni, la visione
dello sguardo fossile
spaccato sotto l´ambra

e un giudizio universale ad ogni passo

É la salita delle stelle, illoro
strano disporsi
sul tuo viso e sul viso del tempo

1 sentimenti cambiano, non la lotta
tra la vita che cerca la vita
e la vita che cerca la morte

Amore, tienimi forte, lo senti?
urla nelle strade d´Italia
e di quel che l´Italia sta diventando
tra le luci del sangue e maleducati
camerieri
qualcosa che non sa il tuo nome, e
come un assassino né occhi né ieri
toccandoli sfiorisce tutti
tutti i nomi del giomo

Ma tu amore all´inizio e alla fine
richiama il vento
non lasciare deserte di te queste piazze
e le maní sulle culle, le auto
in colonna contro il sole
e le poesie e le donne, queste pazze.


El amor al inicio y al final no es
un sentimiento
sino en tu llegada la furia
inmóvil, los ojos de los ciclones, la visión
de la mirada fósil
agrietada bajo el ámbar

y un juicio universal a cada paso

Esla salida de las estrellas
su extraña disposición sobre
tu rostro y sobre el rostro del tiempo

los sentimientos cambian, no la lucha
de la vida que busca la vida
y la vida que busca a la muerte

Amor, tómame fuerte, ¿lo sientes?
grita en las calles de Italia
y en aquello en lo que Italia se está convirtiendo
entre las luces de la sangre y de los maleducados
mesoneros
algo que no sabe tu nombre, y
como un asesino sin ojos ni ayer
tocándolos marchita todos
todos los nombres del día

Pero tú amor al inicio y al final
vuelve a llamar al viento
no dejes estas plazas desiertas de ti
y las manos sobre las cunas, los autos
en columna contra el sol
y las poesías y las mujeres, esas alocadas.

Trad. de Erika Reginato Muñoz

*

«A E»

Caracas, cielo grande a mani
aperte che virano
sul tuo volto per protegerlo

e sul tetto del taxi rovinoso, fermo
troppo tempo ad aspettare
non c´e niente
da fare ripetono sotto il viaggio
delle nubi tropicali, gli uomini
saranno sempre gentili
e mostruosi, amanti egoisti
e cosi belle e poi tristi le donne
nelle ombre dei bar e degli anni?
E saranno sempre cosi antichi
e indifesi i bambini?

Oh le salvezze dell´
anima non modificheranno di molto
la vita a Caracas...
Saranno
quando saranno e se in queste vie
trafficate saranno
un´ occhiata di fiamma coda di pavone,
un passo di tigre, di vento che scende
sui capelli senza finire qui,

e sì, un sorriso
aquel che sorriso riceve mai
.

«PARA E»

Caracas, cielo grande con manos
abiertas que viran
sobre tu rostro para protegerlo

y sobre el techo del taxi deteriorado, detenido
demasiado tiempo en la espera
no hay nada que
hacer, repiten, bajo el viaje
de las nubes tropicales, ¿los hombres
serán siempre gentiles
y monstruosos, amantes egoístas
y tan bellas y tristes las mujeres
en las sombras de los bares y de los años?
¿Y serán siempre tan antiguos
e indefensos los niños?

Oh, las salvaciones
del alma no modificarán mucho
la vida en Caracas...
Serán
cuando serán y si en estas calles
transitadas serán
una ojeada de flama cola de pavo real,
un paso de tigre, de viento que desciende
sobre los cabellos sin terminar aquí,

y sí, una sonrisa
para aquel que una sonrisa no recibe jamás
.

Trad. de Erika Reginato Muñoz

*

No hay comentarios: